Conoce Sant Gervasi: Mercat de Sant Gervasi

Mercat-de-Sant-GervasiUna semana más, Turrobcn transporta un pedazito de la historia de nuestro barrio al blog para que conozcáis los lugares y edificios más carismáticos que dotan de vida esta fantástica zona de Barcelona en la que nos encontramos y de la que somos especialistas en pisos de compraventa y alquiler. Hoy centramos nuestra mirada en el mercado de Sant Gervasi.

Los mercados municipales constituyen una de las arterias más importantes en la vida de un barrio, dotando a éste de un movimiento constante y aportando una buena dosis de alegría entre sus visitantes cuando se acercan a comprar en un espacio tradicionalmente de marcado carácter familiar y en el que se dispensa un trato muy cercano. Los mercados municipales son uno de los mejores ejemplos del comercio de proximidad en el distrito de Sarrià – Sant Gervasi, erigiéndose como uno de los principales motores del barrio y con una propuesta muy atractiva en cuanto a la calidad de los alimentos que ofrecen. En Sarrià – Sant Gervasi existen cuatro grandes mercados hasta la fecha: el mercado de Sant Gervasi, el de Galvany, el de las Tres Torres y el de Sarrià. Todos ellos destacan por ofrecer una atención personalizada y muy cercana de cara al cliente, procurando por un producto variado, fresco y de calidad. Además, la mayoría de mercados del distrito cuentan con una serie de facilidades para el consumidor tales como aparcamiento gratuito y servicio a domicilio.

En nuestro artículo queremos acercaros un poco más del Mercado de Sant Gervasi y echar la vista atrás para repasMercat-de-Sant-Gervasi. Anys-20ar su trayectoria. El primer Mercado de Sant Gervasi, ya desaparecido, cuenta con más de cien años desde su construcción en 1913. Se encontraba situado detrás mismo del edificio de la Casa Consistorial del antiguo municipio de Sant Gervasi de Cassoles. La construcción del edificio destacaba porque se realizó basándose en una estructura de hierro rematada con una cubierta formada por cinco segmentos de planos inclinados que permitían la entrada de luz natural en el interior. La obra no se abrió al público hasta 8 años después de que ésta fuera terminada y la adjudicación de los puestos de venta fue un proceso largo y tedioso rodeado de cierta polémica.

Tras un tiempo, en el otro lado del mercado se urbanizó la plaza de Joaquim Folguera, cuyo nombre se concedió como conmemoración al notable poeta que falleció de forma prematura con tan solo 25 años. Aunque durante el régimen franquista la plaza fue rebautizada con otro nombre, en 1980 la plaza volvió a recuperar su nombre original.

En 1967 el viejo mercado fue derribado junto con la antigua Casa Consistorial y en su lugar se construyó el que conocemos actualmente, inaugurado el 19 de octubre de 1968 y reformado hace un par de años, en 2013.

En 1913, y coincidiendo con su centenario, el Mercado de Sant Gervasi participó en la edición del libro “Sant Gervasi de Cassoles – La Bonanova. Paisaje urbano, paisaje humano“, un proyecto que nació con la voluntad y el compromiso de recuperar la identidad, el conocimiento y el reconocimiento de este barrio a lo largo de su historia, y en el que el Mercado de Sant Gervasi tiene un papel destacado.